reactivar-tu-empresa-despues-covid

Técnicas para reactivar tu negocio tras la COVID-19

Tienes que entenderlo: ¡El mundo ha cambiado! No vas a tener la posibilidad de seguir haciendo lo mismo. La pandemia del coronavirus COVID-19 está afectando a todos los sentidos de la vida moderna. En realidad nos ha mostrado la fragilidad humana y la de las organizaciones, pero también ha abierto la puerta a nuevas posibilidades. Si eres propietario de un negocio o de una pequeña o mediana empresa, lo más probable es que actualmente hayas tenido que empezar a hacer algunos cambios en el método de funcionamiento de su empresa. Si no lo has hecho, es hora de ponerse a trabajar. He aquí algunas estrategias que te permitirán recuperarte de los estragos de esta pandemia. Requeriras trabajar en 3 zonas particulares de tu negocio: financiero, comercial y funcional.

Aplicale estabilidad a los recursos financieros de tu negocio

Según un informe de JP Morgan, la mitad de los pequeños y medianos servicios a nivel internacional tienen menos de un me de reservas de dinero. Entre los segmentos más afectados por la pandemia, destaca el mercado de los establecimientos de restauración, que sólo aguanta 16 días sin ganancias. Le sigue el sector del mantenimiento, con 18 días; el comercio minorista, con 19; la edificación y la construcción, con 20; los servicios personales, con 21; la metalurgia, con 28; la atención sanitaria, con 20; la fabricación de alta tecnología, con 32; otros servicios profesionales, con 33; los servicios de alta tecnología, con 33; y el sector inmobiliario, con 47. Para reactivar la parte monetaria de su empresa, lo primero que hay que hacer es aumentar los ingresos y bajar los gastos. La recomendación de los profesionales es que, como paso inicial, intentes reestructurar tu deuda con proveedores, acreedores y bancos. Busca facilidades de pago, meses sin intereses, descuentos por pago puntual e incluso algún tipo de trueque.

Dropshipping

¿Cómo diversificar tus ingresos? Jorge Puflea, CEO de SBU Group, sugiere utilizar tus redes y si no las tienes, desarrollarlas. Utiliza el dropshipping, es decir, un método en el que no necesitas tener los artículos que vendes en el almacén. Utilice el marketing en Internet. Acoge a personas para que vendan tu producto a cambio de comisiones, por lo que no necesitas almacenar, ni pagar sueldos reparados, sino comisiones. Hoy en día todo es digital y puedes ejecutar esta técnica en todas las secciones. Si tienes un establecimiento de comida puedes montar tu red y en lugar de camareros, tener proveedores de comida digitales que ganen comisiones. Invita a tus particulares a ofrecer comida, haciendo esto ampliarás tu mercado rápidamente. El truco está en segmentar por zonas y establecer reglas muy claras sobre la admisión de clientes. 

El mercado

Si formas parte de los sectores que se pararon en las primeras circunstancias por la pandemia, la buena noticia es que los primeros que se pararon son también los que se pondrán en marcha en primer lugar. La riqueza existe y el dinero está ahí, la economía se detuvo debido a que el equipo tal y como lo entendíamos dejó de moverse. Ahora tenemos que alterar el método de funcionamiento de este equipo, producir nuevos engranajes y formas de hacer negocios. Hay cuatro cosas que son virales: la comedia, la utilidad, la belleza y el morbo. Tienes que aprender a utilizar esas cuatro cosas para viralizar tu servicio. Si tienes un negocio de reparaciones y mantenimiento, puedes utilizar cursos prácticos sobre cómo hacer ciertos trabajos de reparación. Al fin y al cabo, la gente comprará tu servicio si aportas valor, debido a que el trabajo que pueden hacer no será el mismo que el de un experto con valor.  

Métodos para ganar dinero

Además de colocar tu negocio, tendrás que pensar en nuevos métodos para monetizarlo. Aquí tienes algunos diseños para ejecutar en tu organización: 

Diseño freemium. Este es el diseño utilizado por Angry Birds, que entregaba niveles gratuitos del videojuego. Si querías lo que fuera, tenías que comprarlo, o con Spotify, si querías música sin anuncios, pagabas una cuota. 

Diseño de futuro. El pago por servicios extra, por ejemplo cuando te descargas Sweet Crush, necesitas comprar servicios extra al juego (espadas, esmeraldas, vidas). Aplícalo a tu negocio, ¿cómo? Puflea, CEO de SBU Group, comenta que si tienes un taller de electricidad, puedes enseñar a reparar cosas de forma totalmente gratuita, posicionando así tu empresa. Piensa en utilizar el diseño de dropshipping con una ferretería. De esta forma, tus alumnos comprarían allí su material para reparar (tú creas comisiones) y, además, puedes generar ingresos por el servicio de calidad que suministrarás. Los profesionales de la medicina, los psicólogos, por nombrar algunos, pueden desarrollar técnicas similares. 

Algo importante: Atender tu mercado no es solo hacer cosas online, en tu web o en las redes sociales. Habla con tus consumidores por teléfono, desarrolla paquetes, prepara volantes, dependiendo del servicio que tengas, pero no olvides que el contacto directo con los clientes siempre es fundamental.

Piensa en tu cliente

Gregg Schwartz, vicepresidente de ventas y marketing de Strategic Sales & Marketing, una empresa con sede en Connecticut, comenta que, dependiendo de tu sector, tus clientes podrían tener diferentes formas de afrontar la crisis por el coronavirus. Examina estratégicamente cómo les afecta la pandemia y cómo podrías ayudarles. Adapta tu discurso de ventas y diseña tu marketing en torno a estas preocupaciones específicas. Examina: ¿están tus clientes estresados por las alteraciones de la cadena de suministro, las limitaciones de los viajes, la incertidumbre general del mercado y la ralentización de la demanda, se preguntan cómo manejar su flujo de caja, se enfrentan a una escasez de inventario o suministros clave, impulsados por las compras de pánico de los consumidores? 

Tu trabajo consiste en averiguar cómo reorganizar tus productos o servicios para que resulten útiles y atiendan a los puntos de dolor específicos a los que se enfrentan ahora tus clientes. 

Operaciones

Es posible que lo que hacías en el pasado ya no funcione. Ahora necesitas alterar tu técnica para evitar que la crisis te consuma y mantenerte a flote incluso incrementar tus ingresos. Para ello, «hay que encontrar el disparador o el botón rojo de compra y entender en qué momento el cliente pulsa ese botón», afirma Puflea. Por ejemplo, tu no acudes al profesional médico hasta que estás enfermo o porque no te produjo ningún efecto positivo el medicamento que sueles comprar cuando estás enfermo. Ahora no compras ropa para salir, sino para sentirte bien, seguro o inspirado y no deprimirte por estar encerrado. «Cada cliente tiene un botón rojo», afirma el experto en gestión empresarial. La pregunta que todo propietario debería hacerse es ¿qué compra quién?. Es el momento de modificar la forma de monetizar y entregar tu oferta. Puflea es contundente y aconseja: «El mundo no se detiene, aunque se quiera creer que sí. Los barcos no dejan de navegar, las aduanas no dejan de trabajar». Así que no detengas tu organización.

4 puntos estándar

Se trata de acciones concretas que puedes llevar a cabo para que tu empresa se recupere más rápidamente de la crisis del COVID-19.

  1. Conoce tus ciclos de negocio.
    Tienes que tener muy claros tus ciclos de servicio, tiempo, suministros, necesidades y bajadas de tarifas (para aguantar el golpe, en tiempo y dinero).
  2. Hacer una estrategia de posicionamiento.
    Tan pronto como la situación de emergencia haya terminado, se asemeja a empezar de nuevo. Aunque la crisis ya no exista, hay que poner órdenes y volver a empezar el ciclo. Por eso es fundamental preparar el posicionamiento y el reconocimiento de su negocio desde ahora. Ten en cuenta que el consumidor necesita confianza, seguridad y garantía. Si ofreces algún producto, asegúrate de que está exento de cualquier contaminante. Será mucho mejor si tienes alguna prueba, certificación o recomendación. Empieza a tratar lo que será el nuevo diseño o el valor añadido que vas a aportar a tu producto para que pueda trascender. Recuerda que el problema no es a lo largo de la pandemia o a lo largo de la crisis o emergencia, el problema viene después porque tienes que empezar a recuperar la fiabilidad del cliente y empezar a mover el producto lo que se parece a volver a la casilla de salida, a empezar un mercado.
  3. Incluir el valor.
    Ahora es la pandemia del coronavirus, sin embargo recuerde que el envío de valor debe estar siempre en constante evolución. Añade procedimientos o confirmaciones que den garantías de que tu negocio está totalmente libre del virus.
  4. Piensa en tu lema
    Un ejemplo: ayuda a la gente, pero hazlo por convicción y no sólo para causar una buena impresión. Esto te ayudará a mejorar tu imagen a través de tu producto o servicio. Por ejemplo, si eres una persona que trae artículos de China y desea revelar que su artículo no viene contaminado, entonces tu mensaje será «Mi artículo viene 100% limpio asegurado».


Ir arriba