regalos-publicitarios

Los regalos de empresa, una oportunidad en Navidad que a menudo se desperdicia.

Cuando llega la Navidad, las empresas tienen nuevas oportunidades de conectar con sus clientes. Es la época del espíritu navideño, de las felicitaciones masivas y las tarjetas de Navidad (que en los últimos años cada vez más empresas utilizan Internet para «limpiar» y ecologizar) y es el momento para dar a los consumidores algo más. Muchas PYMES lo hacen, lanzando agendas, bolígrafos y otros artículos con logotipos y nombres que comparten con sus clientes de forma recurrente, y muchas empresas B2B también están invirtiendo más en esta ocasión para conectar con sus clientes y aumentar su fidelidad. Este es el momento de hacer regalos de empresa.

¿Por qué son importantes los regalos de empresa?

En el caso de las relaciones con el consumidor, los regalos publicitarios pueden ser una forma de estimular las ventas de otros productos, establecer una campaña promocional o establecer un buen elemento de relaciones públicas, ya que pueden presentar más la marca y su imagen y conectar mejor con los clientes.

En el caso del mercado B2B, un regalo de empresa es una forma de valorar, comprender y recordar al destinatario. Es un tipo de relación. Sea cual sea el mercado, este tipo de regalo consiste en establecer relaciones y hacer que los destinatarios se sientan más cerca de la marca y más fieles a ella.

Según a quién se quiera llegar y cómo se quiera llegar, la lista de regalos más deseados o más buscados varía. El estudio de Galanta sobre los regalos que hacen las empresas a sus clientes, proveedores o empleados, hace referencia a regalos tecnológicos entre los regalos más buscados por las empresas. En general, se puede decir que cada vez hay más tecnología en los listados. Los regalos de empresa ecológicos, como los cuadernos de corcho ecológicos, los altavoces de madera para el móvil o incluso los herbolarios frescos, son cada vez más populares al ser más «ecológicos».

Esto parece casi una lista de deseos, como una carta a los Reyes Magos, sin embargo, es necesario analizar cuánto de ello hay en sus resultados finales. Porque, desde luego, el smartwatch parece un componente que hará que un directivo de la empresa se vea más cerca de ella que el bolígrafo con el logo que se quiere fidelizar como cliente B2B, pero no parece una opción al alcance de todos los presupuestos. Las empresas, a la hora de decidir qué quieren lanzar como regalo corporativo, tienen que pensar en sus limitaciones y en lo que pueden y no pueden hacer y establecer su estrategia a partir de ahí.

Errores que cometen las empresas

Pero el hecho de que no todo el mundo pueda comprar un smartwatch para conectar con sus clientes, no significa que el resto de regalos de empresa deban ser cutres, simples o clásicos. Las empresas deben tener claro los errores comunes y recurrentes que se producen en estos ámbitos.

En realidad, podría decirse que hay una lista de errores clave que las organizaciones cometen en este ámbito. En un análisis de Entrepreneur, los colocaron en una lista con numerosas pautas.


La primera: comprar regalos de empresa que crecen inmediatamente con la papelera.
Están los calendarios habituales, los artículos con un emblema masivo y omnipresente o los asuntos que no se sabe para qué pueden ser. Los regalos tienen que pasar por encima de esto y considerar lo que pueden transmitir al destinatario. La clave es, en gran medida, tener en cuenta quién lo va a adquirir y la forma en que se puede utilizar para la marca. Esto implica también dejar de enviar el mismo regalo a cada persona y pensar en algo que el comprador al que se le va a regalar pueda apreciar. Sin embargo, tampoco hay que entusiasmarse demasiado, ya que el segundo error es exactamente ese.

El segundo error es hacer demasiado.
Un regalo inmoderado parecerá casi un soborno y pone a la organización en una situación difícil. En el siguiente par de eventos parecerá que, en caso de no igualar la puntuación, no se está haciendo demasiado. O, lo que es peor, los que ya no han obtenido esos maravillosos regalos experimentarán que ya no son lo suficientemente queridos.
Además, la dificultad no siempre estriba en regalar algo, sino en crear un gesto. Lo que importa no es siempre el qué, sino el por qué. Por ejemplo, enviar un aviso personal, escrito a mano, con un contenido textual que no siempre es idéntico para absolutamente cada persona, tiene más efecto que gastar bastante dinero.

La tercera: fundamental
Y, por último, fundamental y realmente vital es ser coherente en lo que regalamos con el mensaje y espíritu que nuestra empresa transmite o desea transmitir al mundo. Además de no pasar por alto el hecho de mantener actualizada nuestra base de datos y comprobar que los obsequios llegan a las personas adecuadas.


Regalos de empresa para el personal


Por otro lado, los regalos de empresa también son una posibilidad de enganchar al personal, sin embargo este gesto de conexión debe ser de forma natural y funcione. No hay nada peor que una organización que parezca cutre, con un regalo que parezca barato, o una organización que vaya a por todas en el momento incorrecto.
Lo convencional es regalar una cesta de Navidad, con la mercancía convencional de la cesta de Navidad que todo el mundo identifica. «La cesta es la opción perfecta porque lleva mucho tiempo en el mercado», afirma un ejecutivo de la empresa. Pero el simple hecho de que haya existido durante mucho tiempo no significa que tenga que ser el regalo de empresa que se utilice continuamente. Las empresas también pueden cruzar y convertir el regalo de Navidad en una posibilidad de establecer vínculos más potentes con su personal (especialmente ahora que la conexión con el personal se ha convertido en un detalle tan vital en la construcción de la marca). El 40% podría elegir un viaje o una escapada, en realidad, a la misma cesta de la compra, según datos de Deloitte.


Por lo tanto, al igual que ocurre con los regalos de empresa para los consumidores, las organizaciones tienen que reconocer cómo es su personal y qué conecta con él para que lo elija.

Ir arriba